Como el que cree que tiene un gato

Observo la taza de café a través del humo de un cigarro que se consume en el cenicero. A su lado, otro recipiente vacío. Me encuentro solo y pienso que la imagen evoca a la residencia del dueño de un gato, aunque la palabra dueño no corresponda a un animal como el felino. Tanto en... Leer más →

Monólogo interior

«¡Por fin es jueves! En un día termina la semana: ¡Soy optimista!» —me digo pensando en el viernes, no contando los días para morir—. Habrá eclipse parcial de sol en Sudamérica, tengo que visitar Argentina. «¿No hubo un eclipse lunar hace poco...?» Sí, de esos cada no sé cuantos años —suceden a menudo—. ¿Celebraste San Valentín?... Leer más →

Conversaciones con el espejo

—La palabra hablada es más sincera que cualquier imagen o texto. —¿Qué palabra? ¿La mía? Eso no vale nada... —Cierto, tus palabras están a la altura del croar de los sapos. Eres la antítesis al niño o al borracho. *** —Y tú... ¿Qué voz oyes cuándo me lees? —La suya.

Infiernos

Tenemos que quemarnos en los infiernos para recuperar las alas y volver a la tierra. Afilar las uñas en otras pieles y que nuestros colmillos reluzcan blancos. Aullar a la noche despertando exhaustos de días. Desprendernos de las pieles que nos sobran y vernos de nuevo. Ella quería descender a las llamas, no hay ruego... Leer más →

Tambores de guerra

Suenan tambores de guerra... No, es mi alma que ruge dentro. Silencio, esgrimo la pluma; un papel en blanco... Otro cabezazo contra el espejo creyendo ser "Alicia en el país de las maravillas". Ni ella, ni Lewis Carroll, vuelta a la madriguera; elijo el conejo. Quizás llegue tarde a mi destino, quizás comienza aquí. Si... Leer más →

Insomnio

Inmerso en una absoluta oscuridad te sientes caer... Entonces, te ves despierto. Retuerces tu cuerpo recorriendo cada palmo de la cama, en busca de la postura adecuada; como el amante que no quiere dejar de recorrer el cuerpo de la mujer que tiene frente a él. El insomnio es al sueño lo que un gatillazo... Leer más →

Vivir

La mente nos enreda, nos vacila, nos provoca como un matón a la puerta de una discoteca. Necesitamos estímulos para evadirnos de esta vida. Vomitamos nuestros sentimientos sobre un papel o una red social: otra putada en nuestra lista. Una melodía que aflora la melancolía de los tiempos que no volverán, de lo que te... Leer más →

Malditos domingos

Odio los domingos más de lo que se puede detestar al asesino de tu alma. No por el carácter religioso que los acontece, sino porque siendo el día de descanso es cuando mi mente se dispara y lucho por pensar en no pensar. La antesala del lunes marca la distancia del ciclo de siete días... Leer más →

La vida

La vida está llena de contra-adicciones. Siempre fui alguien sin "peros" en la lengua y con todo que perder. Por eso me gusta arriesgar, apostar por los imposibles y convertirlos en realidad. La vida está para no tenerle miedo. ¿Por qué debería tenértelo a ti?

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑