Añoranza

Ya nada queda de aquel primer contacto, de aquella feliz complicidad que compartimos en el mismo recinto, en la misma alcoba, tan cálida, tan acogedora, tan secreta. Con nuestros infantiles juegos, chapoteos, caricias y sensaciones compartidas. Nada queda, sólo un sombrío recuerdo, una imagen poco nítida, borrosa, tan sólo refrescada por las aportaciones de mis... Leer más →

Resbalé

Resbalé. Quedé sujeto a un saliente de la pared, con los pies colgando al vacío. Las fuerzas flaqueaban, estaba a punto de soltarme y aceptar la muerte como mi próximo destino, cuando vi una silueta, por encima de mí, que agarraba con fuerza, con su mano izquierda, un peldaño de la escalera metálica de la... Leer más →

Última caricia

Notaba su desnudez, su cuerpo mojado y su piel erizada como un folio escrito en braille. Tendida sobre la arena, le invadió una laxitud extrema: Los miembros le pesaban al tiempo que era poseída por una suerte de cálida fragilidad. Tenía los ojos cerrados, y hasta sus oídos llegaba el rumor del mar como un... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑