Infierno

El sonido de los remos contra el agua se detuvo, habíamos llegado al otro lado del río Aqueronte. Me incorporé y escupí el óbolo dentro de la barca. —Tu pago —dije con el sabor a plata aún en la boca. —Bienvenido a casa —respondió Caronte.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑