El invento

34°23'44.0"N 132°27'13.0"E Extasiado, excitado o cualquier palabra que describiera una emoción entre signos de exclamación. Así me sentía cuando, después de leer la novela de H. G. Wells "The World Set Free", pude aplicar mis conocimientos físicos para patentar la fórmula . Al exponer mi idea a Albert no hubo forma de contener las ganas... Leer más →

Sácame de aquí (con títulos de canciones de Bunbury)

Supongo que la constante entre nosotros era exhibir nuestros corazones en bandeja de plata mientras caminábamos al filo de un cuchillo. Demasiadas expectativas que finalmente nos arrojaron al infinito. Yo susurraba «Despierta» y trataba de saber cuál era la actitud correcta. Cuando dije sí, ella dijo no. Porque las cosas cambian, dejando atrás la ceremonia de... Leer más →

El árbol

Su mano pulsó el botón de alarma un minuto antes de que sonara el despertador a la misma hora de todos los días: seis y cincuenta y cuatro. Esa era la forma de evitar que el estridente pitido de Chernobyl inundara la habitación y despertara a Dorothy. Franz aún no conocía el sonido de su despertador, Dorothy... Leer más →

Huellas de carmín

Despertó con la sensación de haber dormido poco y vivir el sueño más placentero de su existencia: un pájaro que emprende el vuelo por primera vez. Aleteo de luciérnagas en su cabeza, mariposas en el estómago y un hormigueo en la piel que demandaba más caricias. La sensación era tan confortable que quiso disfrutar del... Leer más →

Imagina

Le despertó aquella canción: And no Hell below us Above us only sky A punto de jubilarse, dormía durante el día tras largas noches trabajando como guardia de seguridad. No tenía consciencia de cómo, pero esa mañana dejó encendida la radio antes de dormirse. You may say I'm a dreamer But I'm not the only... Leer más →

Despegar

Puerta de embarque número dieciocho. De los aeropuertos se dice que no hay un lugar más feliz que la zona de llegada. Punto donde finalizan todos los viajes y los destinos se dan la bienvenida. Marco se encontraba en la puerta trasera, después de unos días en la capital portuguesa. Viajaba a sitios donde era... Leer más →

Otra canción 

Llevo rato observando tu desnudez desde la almena, acariciando cada una de tus curvas con mis pupilas. Viéndote postrada frente a mí, desafiante, en predisposición de un arrebato de malas intenciones. Mis ganas de tocarte vencen a cualquier otro deseo que pudiera brotar en un instante. Quizás un segundo, una hora… la eternidad. Me acerco... Leer más →

Mariluz o la ruptura de la fantasía

Cuando Lewis Carroll escribió “Alicia en el país de las maravillas”, y posteriormente “Alicia a través del espejo”, quiso llenar de fantasía la historia de una niña real. Su nombre era Mariluz, y era la hija de un amigo del escritor. Mariluz descubrió, a una edad muy temprana, que cuando la realidad entra en tu... Leer más →

La chica del metro

Tocaba en el metro, como suelo hacer cuando quiero que desoigan los gritos sordos que no puedo sacar a pasear en mi casa. Aquel día no pasaba nadie. No hablo de que me premiasen con una moneda, pero tampoco podía disfrutar de su habitual ignorancia. En mi autoconvencimiento, siempre me digo que no soportamos aquellas... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑