Solamente abril

Abril se marcha como un tren sin pasajeros, como se envía una carta de amor sin remite, ausente, aliviado por el tiempo. Los días fueron más cortos de lo que auguraba marzo, pero con un regusto a la soledad que no se deja abrazar. No se permitieron los besos sin máscaras, ni hubo versos a... Leer más →

Lemniscata

El infinito no son más que dos peces que se dan la espalda. Unidos por sus colas dibujan un analema para besarse. El lazo que desabrocha tu vestido. Sempiterno descanso del ocho. Un baile simplemente interminable.

Estirpe

Reconozco en el barro la huella de mi estirpe, la agitada constancia de lo yerto, recinto insobornable que cobija la vida, un rito de materia que proclama su herencia por el aire. A solas voy buscando mi linaje de sombra, vacuidad de carcoma, cruce que configura mi camino de estatua, lo que impulsa el dolor... Leer más →

Todo es silencio

Tu cuerpo rima con mi cuerpo y baila danza con mi boca al son de las olas. El sol se disfraza de luna al atardecer vestido de calima y bruma —donde todo enmudece— Susurros de granos de arena desprenden la piel silencios que aventuran todo. Todo lo que debemos callar.

Palíndromo

Quien huye va dejando un rastro de deseo que le une al origen. Pero, también, quien huye —y esto es más corriente— desalienta ese surco, y, olvida. Que el destino, tal vez, sea el principio. Juan Manuel Ramírez Navarro

Lee

Dedos se pierden entre palabras. Capítulos, devorados en ansia de historias. —Lee —escucha. —Lee y camina sobre letras en braille — Muerden las historias bajo la piel del libro. Corta el filo del papel, mancha, humedece. La boca sorbe la sangre —saliva desprende sus páginas— Lento. Mueres —ahora lees— Gimen los versos sobre pupilas. Lento, aprendes... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑