La gran obra

Pues sepa vuestra merced que existió un hombre muy pobre, de profesión escritor (esto explicaba la menesterosa condición). Relató la mejor historia jamás contada, utilizando sus únicas pertenencias: un desgastado lápiz y unas cuantas hojas de papel. Cuando halló la muerte, de la misma forma que lo haría Oscar Wilde en París, el manuscrito cayó... Leer más →

Rollos

Puse el papel higiénico del revés —según ella—. Ahora resulta que existe una manera correcta de colocarlo. Si hubiera alguna forma adecuada me lo habrían enseñado mis padres y no recuerdo si lo ponían de un modo u otro... Para ese tipo de detalles eran minuciosos. ¿Entonces? Nada, asumir que hay un procedimiento para tener... Leer más →

Otra mirada

Acercó levemente su barbilla al pecho. Se quitó las gafas con la mano derecha y observó los cristales a distancia. Aproximó la lente izquierda a su boca, expulsando aire caliente e impregnándola de vaho. Metió su otra mano en el bolsillo, sacando un pañuelo blanco impoluto. Limpió el vidrio con la tela mediante suaves círculos... Leer más →

24 horas

—Veinticuatro horas— esas fueron las últimas palabras que oyó de la boca del verdugo: su doctor. Mil cuatrocientos cuarenta minutos retorciéndose de dolor en la puerta de aquel hospital, sin nada más que pensar que en la cara del doctor cuando viera que había aguantado... La muerte no pasó ni de cerca esa noche, no... Leer más →

Andén contrario

Andén de la línea 9, estación Plaza de Castilla. Me dirigía hacia Avenida América para mis clases de guitarra, cuando sentí una mano sobre mi hombro que me sacó de la absorta lectura en la que me encontraba. Una chica morena de enormes ojos azules me preguntó: —Disculpa, ¿es este el tren dirección Paco de... Leer más →

Piropo

Era guapa, no había ningún espejo que lo desmintiera. Unas facciones cálidas, con los colores exactos en cada parte del rostro que lo componía. Ojos verdes, piel pecosa y un pelo rojizo que reflejaba cualquier atardecer. No necesitaba sonreír maquillada para advertir todo aquello… El ciego la miró y le dijo algo que aún no... Leer más →

Amanecer

La oscuridad del techo va aclarando en grises que se cuelan bajo el brillo de las persianas: el sol llama a las puertas de un nuevo día. Dejo entrar su claridad, abierto de par en par. La piel se eriza como bañada por el rocío y observo cómo sale de su letargo. Los colores azules... Leer más →

Opción

Llegaba tarde, no era costumbre en él. Bajó las escaleras apresurado hacia un tren a cualquier lugar. Las puertas estaban a punto de cerrarse, por el hueco solo entraría su cuerpo o la maleta que lo acompañaba, así es que decidió soltar el equipaje. Ella asomó la cabeza por la ventanilla al son del silbato... Leer más →

(Des) Protecciones

Desde que nació Luna, su hermano mayor, Javier, tuvo esa sensación agridulce que asumen los que fueron hijos únicos. Pensó que la atención de sus padres sería desviada hacia el nuevo miembro de la familia, y su amor quedaría dividido. Al mismo tiempo, también estaba convencido de que debía defender siempre a su hermana pequeña.... Leer más →

Muerte hacia la vida

Sabía que era la misma camilla: la muesca de óxido con forma de mariposa en la barandilla donde había apoyado su frente, donde derramó sus lágrimas, allí donde sus manos se agarraron fuerte... Todo su ser sabía que si se soltaba, el cuerpo de su marido no volvería con vida. Llanto contenido en la soledad... Leer más →

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑