Solamente abril

Abril se marcha como un tren sin pasajeros, como se envía una carta de amor sin remite,

ausente, aliviado por el tiempo.

Los días fueron más cortos de lo que auguraba marzo,

pero con un regusto a la soledad que no se deja abrazar.

No se permitieron los besos sin máscaras,

ni hubo versos a la orilla del mar.

—¡Está prohibido prohibir en la república independiente de mi patria! —

se hastía la paciencia con la esperanza.

Y a mayo,

que nunca le sobraron lágrimas,

le faltan vidas para veranear.

Es una primavera extraña.

Florecen alergias con las falacias,

recetas de confinamiento cargadas de utopías futuras.

Evito el odio que se respira en rostros ajenos,

los pelotones de fusilamiento ante los muros.

Allí,

donde se buscan banderas enterradas y el tiempo desvanece la razón.

La distancia social se acrecienta entre la primera y la tercera persona del plural,

ansiamos recortar espacio con el pasado.

El virus de la ignorancia continúa causando bajas

y los rostros embusteros se esconden tras las rejas de las pantallas.

Pero cuando nadie le ve,

“solo”,

se arropa con su tilde diacrítica;

un signo que le otorga vigor,

y, en estos días ausentes de supervivencia,

acentúan su nostalgia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: