Queda la música

De alguna manera eres inolvidable (hasta sin tu latido): Aute y la locura que todo lo cura. La belleza de las musas a las cuatro y diez, cuando alumbran dos o tres segundos de ternura. Yo pasaba por aquí y se me ha escapado algún verso suelto, más de lo mismo.
Anda, márchate rumbo Albanta. Haz de tripas corazón y corre al lugar donde van los besos. Miento si digo que siento que te estoy perdiendo. Tan solo que no hay manera de permanecer invisible al alba a día de hoy.
Ten presente que el niño que miraba al mar es consciente de que, siempre, queda la música. Tu música.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: