El juego de la imitación

El juego de la imitación es la traducción literal del título de la película “Imitation Game”, dirigida por el noruego Morten Tyldum. Su actor principal, Benedict Cumberbatch, encarna la vida de Alan Touring. El filme narra la biografía del matemático y cómo construye la máquina para descifrar los códigos nazis de Enigma. Óscar al mejor guión adaptado en 2014 (Graham Moore).

El título del largometraje hace referencia a una de las formas de aprendizaje: la imitación (conocido como aprendizaje vicario).

Picasso emuló en sus inicios a Lautrec, aportando su perfil misógino hasta encontrar el estilo que lo definiría. No fue un niño prodigio que dibujaba como Rafael, mito difundido por Penrose. Lowry, en busca de una trilogía del siglo XX semejante a la de Dante en su “Divina Comedia”, describe Quauhnahuac usando las técnicas con las que James Joyce introduce su famoso “Ulises”: un trávelin que muestra un paisaje en una gran producción de Hollywood. Con esto, podemos concluir que desde Mozart, que a su vez aprendió de otros maestros, no toda la música está inventada. Cada época aportará un nuevo estilo heredado de los antecesores.

Imitamos de lo que vemos, leemos o escuchamos. Diferenciando imitar o emular de copiar (textualmente). En eso se basa la cultura del conocimiento y el aprendizaje. El que asimila el discernimiento, imita lo aprendido y lo transforma en su obra.

Todas estas ideas —símiles podría resultar demasiado pretencioso— me rondan en la cabeza y pienso en mi padre. La persona que me ha inculcado mediante mensajes —en este caso sin encriptar— sus vivencias, lecturas y bandas sonoras. Un espejo en el que yo me reflejo y él puede ver su pasado. Fuera complejos de Edipo.

Desde que en mi estantería apareció la colección azul de “El barco de vapor”, hasta el último libro que le he robado —o me ha regalado—, no he dejado de aprender a leer. También puedo presumir de que me enseñó a hacerlo entre líneas y en las miradas.

Me instruí en la mitología griega con los cuentos que me contaba antes de dormir. Conocí el teatro recorriendo los pasillos en los ensayos cuando dirigía. Descubrí el olor a aceite pintando juntos al óleo. Una imitación sana. Tú escribes, yo escribo; tú pintas, yo pinto; tú tocas un instrumento, yo toco el mío (hay que mantener las distancias…).

Nuestra criptografía es la ironía y el humor, herencia de mi abuelo. Jugamos a ver quién es el mejor tomando como ganador al contrario. Así, aprendí a despertar: sigo vivo, es suficiente. Volveré a la cama sabiendo que aprendí algo nuevo. Y si aparecen nuevas cicatrices, su sombra sabrá poner el parche.

He tenido la libertad de ser quien he querido ser sin dejar de ser yo. Libertad para escoger mis ideologías políticas, creencias (religiosas o no) y mi futuro.

No es especial, no me gusta esa palabra. Considero que tiene una connotación negativa en el que la dice, porque no encuentra un adjetivo adecuado para describirte como persona. Mi padre no es especial, mi padre es humano, como lo soy yo, pero, a la vez, somos inmortales. Porque la inmortalidad, como aquello que es poesía dentro de nuestras vidas, la elegimos nosotros.

Mi suerte, básicamente, es haber tenido a alguien a quien imitar cada día en todas las facetas de la vida.

Y aunque no pare de recordarme si me he lavado las manos antes de comer —tenga la edad que tenga—, él no se las ha lavado nunca en nada que no fuera literal.

Disfrutamos de nuestras ciudades: Almendralejo, Mérida, Trujillo, Sevilla o Madrid. Sitios en los que siempre habrá una cerveza y nuevas formas de seguir ejercitándose.

Por todo esto y lo que aún queda —seguramente lo mejor— me siento orgulloso de mi padre; y por ende, él de lo que soy.

Lo único que en este tiempo le he copiado ha sido su firma: “JuanMax”. Inicialmente lo hice para falsificar las notas si había algún suspenso. Él lo hace por Groucho, Valle-Inclán, quizá Brod —el amigo de Kafka—. Yo lo hago en su honor.

Si nos ven corriendo, estamos huyendo de los cobardes —que no son pocos—. Para cualquier otra cosa, estamos a su disposición.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: