La gran obra

Pues sepa vuestra merced que existió un hombre muy pobre, de profesión escritor (esto explicaba la menesterosa condición). Relató la mejor historia jamás contada, utilizando sus únicas pertenencias: un desgastado lápiz y unas cuantas hojas de papel.
Cuando halló la muerte, de la misma forma que lo haría Oscar Wilde en París, el manuscrito cayó en manos del olvido.
Pasaron varios años hasta que Lázaro González lo encontró, en una polvorienta caja, un contenedor de objetos perdidos.

Después de leer el libro y quedar maravillado, no dudo en hacerlo público bajo un pseudónimo: “Anónimo”.

Juan Manuel Ramírez Paredes. Cuentos sin retorno. Madrid (2018).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: