Opción

Llegaba tarde, no era costumbre en él. Bajó las escaleras apresurado hacia un tren a cualquier lugar.

Las puertas estaban a punto de cerrarse, por el hueco solo entraría su cuerpo o la maleta que lo acompañaba, así es que decidió soltar el equipaje. Ella asomó la cabeza por la ventanilla al son del silbato que daba inicio a la marcha del tren. Él consiguió subir. Ella le esperó, quizás no tuviera nada mejor que hacer. Tal vez solamente era su mejor opción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: