Muerte hacia la vida

Sabía que era la misma camilla: la muesca de óxido con forma de mariposa en la barandilla donde había apoyado su frente, donde derramó sus lágrimas, allí donde sus manos se agarraron fuerte… Todo su ser sabía que si se soltaba, el cuerpo de su marido no volvería con vida.

Llanto contenido en la soledad de los últimos meses dan paso a la primera sonrisa de un nuevo llanto. Su mente y sus manos, aferradas aún a esa barandilla, ahora volaban a recoger el hijo que traía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: