Conversaciones con el espejo

—La palabra hablada es más sincera que cualquier imagen o texto.

—¿Qué palabra? ¿La mía? Eso no vale nada…

—Cierto, tus palabras están a la altura del croar de los sapos. Eres la antítesis al niño o al borracho.

***

—Y tú… ¿Qué voz oyes cuándo me lees?

—La suya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: