Tatuaje

Cinco lineas rectas y horizontales componían el cuerpo desnudo del pentagrama. Su búsqueda consistía en encontrar la melodía que lo rellenara y dieran sentido a su existencia. A lo largo de su vida, sólo pequeñas notas aisladas se habían posado sobre sus rayas y los espacios equidistantes; sin un final concreto, sin la música que esperaba contener desde el momento en el que nació. Cansado de ritmos desacompasados, melodías simples y notas que después de ser escritas desaparecían sin dejar rastro, más allá de un melancólico recuerdo; ninguna canción que mereciera conservar sobre su cuerpo. Una noche de luna menguante, descubrió lo único que necesitaba para encontrar su composición, el signo que daba inicio a cualquier pauta musical, su tatuaje; la clave de sol.

 

Imagen: Victoria Fernández “Toti”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: