El cuadro

Hace poco volví a una de esas casas que fue mi casa en tiempos. Donde hacía años que no regresaba y tengo a los que fueron mis “otros” padres en días que ya pasaron, pero no queremos que vuelvan. Tengo la suerte de contar con varios de esos “padres” en ese pueblo.

En el mismo salón donde recibíamos a Demian y cantábamos Queen, seguía colgado el cuadro. Aún sin firmar…

El primer cuadro que pinté no recuerdo a qué edad —suelo recordar esas cosas—.

En cambio, tengo el perfecto recuerdo de pintarlo junto a mi padre en la terraza de nuestro piso. Recuerdo los caballetes, las mañanas al sol con las paletas en la mano. El olor del óleo y del alcohol de los pinceles. El olor de los lienzos, nuestros maletines de madera… Los botes de cristal vacíos y llenos de pintura en los bordes. Los lápices con los que hacíamos el boceto. La ropa manchada, los papeles…

Tampoco recuerdo de dónde saqué ese paisaje, pero me devuelve allí… Es hora de volver a ese cuadro.

“El cuadro del mundo que se le presenta a la gente no tiene la más mínima relación con la realidad, ya que la verdad sobre cada asunto queda enterrada bajo montañas de mentiras”. (Noam Chomsky)

2 comentarios sobre “El cuadro

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: