Infiernos

Tenemos que quemarnos en los infiernos para recuperar las alas y volver a la tierra.

Afilar las uñas en otras pieles y que nuestros colmillos reluzcan blancos.

Aullar a la noche despertando exhaustos de días.

Desprendernos de las pieles que nos sobran y vernos de nuevo.

Ella quería descender a las llamas, no hay ruego que detenga al deseo.

Yo no pedí que exprimiera hasta la última gota de mis demonios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: