Tambores de guerra

Suenan tambores de guerra… No, es mi alma que ruge dentro.
Silencio, esgrimo la pluma; un papel en blanco…
Otro cabezazo contra el espejo creyendo ser “Alicia en el país de las maravillas”.
Ni ella, ni Lewis Carroll, vuelta a la madriguera; elijo el conejo. Quizás llegue tarde a mi destino, quizás comienza aquí.
Si vomito mi rabia no me envenenaré, aprieto los dientes… Si consigo calmarla, si miro ese espejo sin letras de mentira, no lucharé por atravesarlo.
Si sólo abro los ojos, si las miradas matasen… ¿Mirarme a mí? No soy un suicida. Me veo, hay tiempo aún.

Si no hubiera… ¡no!, quizás aún… ¡¡no!!, Ojalá… ¡no, no y no!

Mirada al frente, ni la vendetta merece la pena. El odio se disolverá, la ira, el orgullo… El daño ya se hizo, se marchó, se fue…
Suenan trompetas de Victoria. Se acabó la guerra.

 

Imagen: “Alicia en el país de las maravillas”, John Tenniel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: