Insomnio

Inmerso en una absoluta oscuridad te sientes caer… Entonces, te ves despierto.
Retuerces tu cuerpo recorriendo cada palmo de la cama, en busca de la postura adecuada; como el amante que no quiere dejar de recorrer el cuerpo de la mujer que tiene frente a él.
El insomnio es al sueño lo que un gatillazo al sexo. Quizás tanto deseo por un fin lleve a una catástrofe peor antes de comenzar.
La melancolía, ese ancla que acude a ti para morder las heridas del pasado.
Oyes tus latidos e intentas respirar cerrando fuerte los ojos, caes en fumar ese cigarro que te desvela por completo.
Aunque a oscuras, observas tu mano como premonición de una guerra que calme tu desesperación por dormir, por saberte completamente cansado mañana.
Finalmente, tapas tus oídos con la música, suave, tenue… Boca arriba, con la luz apagada; disfrutando… Tú piel se eriza con esa canción…. y ahí, piensas… ¿estaría mejor dormido? Duermes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: