Vivir

La mente nos enreda, nos vacila, nos provoca como un matón a la puerta de una discoteca. Necesitamos estímulos para evadirnos de esta vida. Vomitamos nuestros sentimientos sobre un papel o una red social: otra putada en nuestra lista.

Una melodía que aflora la melancolía de los tiempos que no volverán, de lo que te hizo el pedazo de carne que se esconde tras el humo en un bocanada.

El egocentrismo para paliar las inferioridades. Máscaras, muros y una falsa sonrisa.

No quieres sacar tu cuerpo de la cama, arrastrarte hasta la calle donde todos acechan. Eres el punto de mira y tu mente un panal de abejas que clavan su aguijón sin cesar. Acaricias tus heridas en busca de una respuesta a una pregunta que no conoces…

Entonces, piensas: ¿sigo vivo?.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: