Palabra

En el principio ya existía la Palabra; y la palabra estaba con Dios, y la palabra era Dios.

La Biblia. Juan 1.1

Todo se hizo por ella, y sin ella, no se hizo nada de cuanto existe.

La Biblia. Juan 1.18

El mundo era tan reciente que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo.

Gabriel García Márquez – Cien años de soledad

Si he perdido la vida, el tiempo, todo

lo que tiré, como un anillo, al agua,

si he perdido la voz en la maleza,

me queda la palabra.

Si he sufrido la sed, el hambre, todo

lo que era mío y resultó ser nada,

si he segado las sombras en silencio,

me queda la palabra.

Si abrí los labios para ver el rostro

puro y terrible de mi patria,

si abrí los labios hasta desgarrármelos,

me queda la palabra.

Blas Otero – Me queda la palabra

Me despierto en mis palabras,

Por entre las palabras que ahora digo,

A gusto respirando

Mientras con ellas soy, del todo soy

Mi nombre,

No estoy solo. ¡Palabras!

Federico García Lorca – Despertar Español

Los hombres somos hijos de la palabra, ella es nuestra creación; también es nuestra creadora, sin ella no seríamos hombres.

Octavio Paz – Nuestra Lengua

Pronunciada primero,

luego escrita,

la palabra pasó de boca en boca,

siguió de mano en mano,

de cera en pergamino,

de papel en papel,

de tinta en tinta.

Ángel González – La palabra

Para quien escribo

Escribo acaso para los que no me leen

Para todos escribo

Vicente Aleixandre – Para quien escribo

Habría que encontrar un nuevo lenguaje, o mejor todavía, un lenguaje de silencio, en el que nos pudiéramos comunicar por levísimos estremecimientos, como los animales.

Héctor Freire – Desacralizar

Quisiera que tú me entendieras a mí, sin palabras.

Sin palabras amigo, tendría que ser sin palabras como tú me entendieras.

José Hiero – Alegría

Pero ¿qué están hablando esos poetas de ahí de la palabra?

La palabra es un ladrillo, ¿Me oísteis?…

Un ladrillo. El ladrillo para levantar la Torre… y la Torre

tiene que ser alta… alta, alta…

hasta que no pueda ser más alta.

Hasta que llegue a la última cornisa

de la última ventana

del último sol

y no pueda ser más alta.

Hasta que ya entonces no quede más que un ladrillo solo,

el último ladrillo… la última palabra,

Para tirárselo a Dios,

con la fuerza de la blasfemia o de la plegaria…

Y romperle la frente… a ver si dentro

Está la luz o está la nada.

León Felipe – La Palabra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: