El sofá

Estaban juntos, pero a distancia.

Él a la derecha del sofá, nervioso, dubitativo. Ella a su izquierda, en el mismo sitio donde tantas veces se amaron, donde se escondieron del mundo, donde se enredaron sus cuerpos, soñaron, charlaron y discutieron para volver a la paz.

Él no dejaba de morder sus uñas, sus pellejos, con mil dudas en su cabeza, meditando palabras que si salían de su boca le condenarían a la soledad.

Ella, se encontraba ausente, bajo su manta, con la mirada fija en un libro y el gesto serio.

Él siguió mordisqueándose los dedos. Hacía tiempo que sangraba. Comenzó a engullir los pulgares, después su mano y le siguió su propio brazo. Aferrado como un perro rabioso al último hilo de piel, con su boca ensangrentada, tiró con fuerza y vio cómo su corazón, que seguía latiendo, cayó en medio de la pareja, en el espacio que les separaba: El hueco de la ausencia de ambos.

Ella, lejos de asustarse, se mantuvo pasiva. Recogió el corazón aún caliente y latiendo. Lo observó detenidamente y, en un instante, lo devoró.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: