Despertar

No me despiertan las primeras luces del alba, sino el susurro de mi camisa de ayer recorriendo tu espalda. Puede percibirse el frío de la mañana en tu piel mientras resbala la tela.

Tus pies descalzos rodean la cama, en silencio, buscando la luz bajo la puerta.

El sonido del elástico de tu ropa interior da el pistoletazo de salida a otro nuevo día. El mundo se para en ese instante para darme tiempo a raptarte de nuevo, llevarte a la cama y vestirte con mi cuerpo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: